domingo, 4 de julio de 2010

Mundial 2010. Días 22 y 23. Gracias.

Me despierto, es lunes y a España la eliminó anoche Paraguay. Se me cae el techo en la cabeza. Tienes que levantarte, Javier. Es sólo fútbol. Pienso en el curro y empiezo a organizar el día. Hago otro esfuerzo para no pensar en el puto fútbol. ¿Fútbol? ¡Pero si es domingo y no hay curro! Y España ganó anoche. Tengo todo el día. Y no tengo que olvidar nada.

Brasil juega como un matón de barrio. Ha sido grande, muy grande y piensa que si logra que nadie le pegue, alguna logrará meter. Si le pides agresividad, agresividad y agresividad a tus jugadores, lograrás caras desencajadas, (Robinho parecía un ciclista), y que te expulsen a alguno, normalmente al más torpe, Felipe Melo. Pero antes hubo un par de acciones que hubieran sido expulsiones en la Champions. ¿Por qué un árbitro japonés? Por que ellos mismo dudan de su limpieza, si hubiera vídeo y honradez, arbitrarían los mejores árbitros, los de Champions y Libertadores, no un japonés.

Brasil comenzó muy bien y jugó un rato magnífico. Luego pensó que ya estaba todo hecho y Holanda, Snejder y Van Bommel, que han jugado la final de la Champions, empezaron a tocar y los brasileños concedieron un gol por mala suerte y, de golpe, se dieron cuenta de que no había plan b. Dunga, joder, sacas a Diego, Pato y Ronaldinho y levantas el partido. Ronaldo y Adriano te dan todavía veinte minutos. ¿Neymar? ¿Brasil sólo tiene a Neymar? ¿Que no los has llevado? Pues te jodes, a casa con Domenech. Por torpe y mezquino. Robben cogió el balón y los brasileños pensaron que los regates esos los hacían ellos, no los otros. Miraron al banco y no estaba ninguno de los que sabían hacer esas cosas. Garrincha lloraba de rabia en el cielo. Cayó el segundo y Dunga saco a Neymar. Neymar. Dunga golpeó varias veces el banquillo, su mirada destilaba sangre, un tipo realmente duro. Tal vez en un barrio apartado, en una noche oscura, diera miedo. En el campo, con focos y policía, no. Y menos a Robben, Snejder, Van Persie y Van Bommel. Juegan finales de Champions, son mejores. Brasil tiene a dos de los tres mejores laterales derechos del mundo. El delantero centro juega en el Sevilla, a la figura lo vendió el Madrid, (lo cual no significa nada), y ha fracasado en el Manchester, pero en el City, que ha fichado a un suplente de España para reemplazarlo, Kaká es un ex-futbolista. No dan miedo. Salvo porque son el matón del barrio. Gracias, Holanda.

Florentino fichó a Zidane y a Ronaldo y todos los madridistas pensamos que tenía superpoderes. Luego vendió a Cambiasso, Redondo, Makelele, Robben, (que no me gusta), y Snejder. Ficho cada año una portada de suplemento dominical. Y estuvo cuatro años, cinco con el que va a empezar, sin títulos. A Zidane y Ronaldo los ficha cualquier niño de segundo de primaria. Si el Barca ficha a Ozil y Cesc, con lo que ya tiene, puede que gane ocho de las próximas diez copas de Europa. Otra pesadilla: Iniesta, (de medio centro, como con Rijkaard), Xavi y Cesc, arriba Villa, Messi y Ozil.

No vi a Uruguay. Creo que a Galeano no le ha dado nada. Grande Gyan, falla el penalti decisivo y tira el primero de la tanda. Qué valiente. Suárez se despide del mundial con un paradón. ¿Es injusto que te ganen así? No sé, no sé.

Los cuartos de final de un mundial deberían de durar al menos una semana. No se puede uno leer «Guerra y Paz» y el «Quijote» en un sólo día.

Si no la enganchaba Messi, ganaba Alemania. Qué triste, tienes a Messi, y a Milito, Aguero, Riquelme e Higuaín, incluso a Banega o Aimar y haces referentes de tu equipo a Heinze y Demichelis. Eres Maradona, lo más cercano a dios, y a Garrincha, que ha pisado un césped y te dedicas a hablar de coraje, garra y similares estupideces. Siendo el mejor en lo importante, la fantasía, el juego, la técnica, se desvió tanto de sí mismo que perdió. Ozil y Muller las dos estrellas emergentes. Puede que Florentino fiche ahora Ballack o a Netzer. Alemania juega como nosotros pero a todo trapo, el centro del campo con Khedira, Schweinsteiger, Podolski, (que lleva más goles con su selección que en su liga), y Muller es tremendo. Ozil es fantástico y están haciendo, con mucha diferencia, el mejor fútbol del mundial. Hay veces que una lesión ayuda, Ballack hubiera sido un viejo problema en este equipazo. Son claramente favoritos contra España.

Gracias, Xavi, Casillas, Ramos, Iniesta, Villa, Cesc, Alonso, Senna, Busquets, Pique, Pujol y a todos los demás. Gracias por la increíble Eurocopa y gracias por llevarnos a semis en el mundial. El partido importante, más que la final, era el de ayer. Ahora sólo nos queda disfrutar, ya luchamos por la gloria, ayer luchábamos porque la tristeza no nos abatiera. Hagáis lo hagáis, muchas gracias. Eso sí, ya que a Alemania no le vamos a ganar, me gustaría que le ganarais a Uruguay y mejoráramos el cuarto puesto de Brasil'50.

Del Bosque volvió a hacer lo que se le pide a un gran entrenador: manejar el partido, cambiar el rumbo del juego con los cambios. Además, cuando todo el mundo esperaba el cambio obvio, sacar a Llorente, decidió, con buen criterio, que necesitábamos más toque. Del Bosque, conviene recordarlo, es el único entrenador de semifinales con Champions ganadas. Es el único entrenador-top de los cuatro que quedan. Habría que inventar algo para que los Guardiola, Mourinho, Ancelotti, Mancini, Benítez, Fergusson y todos los que suelen estar cada año en semifinales de Champions estén en las selecciones.

España salió con tanta prudencia y Paraguay tan bien plantada que el primer tiempo casi no existió. Es decente el juego de Paraguay si eres Paraguay, si eres Brasil o Argentina es una canallada y una estupidez. Además, Paraguay lo hizo mejor. Presión al máximo todo el partido, excelente orden, ayudas continuas y España no podía tocar. Salió Cesc y había otro al que presionar y estaban más cansados. Casillas le discutió el puesto de mejor del mundo a Julio César. Y llegó el balón al mejor de todos: Iniesta encaró y el defensa, como en la final de la Champions, como tantas veces, reculó. Pedro, lo que ya es tremendamente extraño, tiró al palo. Y Villa estaba allí, como está fallón y sólo lleva cinco goles, la metió en el segundo remate. Quedaban diez minutos de sufrimiento atroz. España no logró tocar, Roque de la Cruz mandó a unos pocos al hospital con problemas cardiacos e Iker volvió a ser santo. Gracias a todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada