sábado, 27 de septiembre de 2008

Batman Begins

El secretario de las juventudes del PP dice que todos los jóvenes son del PP, aunque no lo sepan. Qué suerte saber lo que piensan los demás aunque ellos no lo sepan. Habría que promocionar a este joven. Sabe lo que los demás no saben de sí mismos. (Frase exacta: "Si eres joven y eres español, no te has enterado, pero eres del PP. Aunque no lo sepas”). Pablo Casado, un líder.

Me envían este correo acompañado de un vídeo de la Vicepresidenta dando una charla más que discutible, sobre todo por lo bajo del nivel de argumentación, en un instituto,. (En el mensaje dicen que está dando "educación para la ciudadanía", lo que es obviamente falso):

"----- No dejeis de verlo y por favor....SUMAROS AL MOVIMIENTO OBJETOR. No penséis sólo en vuestros hijos que irán a un concertado o privado, pensad en los niños de la pública y en ESPAÑA. Besos.
En el vídeo aparece la vicepresidenta del Gobierno dando una clase de educación para la ciudadanía a niños de 15 años.
Vicepresidenta del Gobierno dando una clase de educación para la ciudadanía."

Batman begins es una película política de superhéroes. Una secta, una elite, decide que la ciudad se ha pervertido tanto que hay que destruirla. Batman, en cambio, viaja desde el deseo de venganza al de justicia. Toda la historia gira en torno a dos ideas: somos nuestros comportamientos y la diferencia entre buenos y malos, entre el bien y el mal, es el respeto al procedimiento, el respeto a la ley como respeto a los demás.

Somos nuestros comportamientos significa negar el esencialismo. La diferencia entre "soy una persona a la que no le gustan las alcachofas" y "hoy no como alcachofas" es que la primera frase es para siempre e inmutable, en la segunda existe el cambio. No muy lejos de esta comparación está la que se podría hacer entre "pueblos" o "naciones" y "ciudadanos". Si el pueblo vasco, o la nación española, existen, son, entonces tienen derechos a costa de los ciudadanos que dejan de tenerlos. Por eso se puede asesinar como si nada a un tipo que está de vacaciones con su mujer y luego lavarse los dientes. Si son las comunidades autónomas y no las personas las que pagan impuestos, mal vamos.

El fundamentalismo de la virtud lleva a saltarse la ley de todos, a saltarse el procedimiento y a querer decidir por los demás. Las élites en posesión de la verdad deben salvar la civilización, la ciudad, a los de la pública. Las clases superiores no deben de pensar sólo en sí mismas, en sus hijos que van a privados o a concertados, deben de solidarizarse con los demás, con los de la pública. Y, por supuesto, salvarlos sin preguntar.

Soy lector de cómics desde siempre. Por una estúpida decisión adolescente, esa época en que construimos nuestra personalidad con errores, pertenencias a grupos y etiquetas, nunca leí a Batman, sólo leía Marvel. En el castigo llevo la penitencia. Hay algo en común entre Batman y la Patrulla-X, (¿también en el Capitán Trueno?), y es la exposición de posturas políticas progresistas de una forma evidente pero que quedan ocultas gracias a los trajes de plástico azules y amarillos o negros.

lunes, 22 de septiembre de 2008

Champions. Septiembre, jornada 1

Martes.

Suena la música de la Champions y empieza la alegría. Ya no hay nada, ninguna competición, comparable a esta. Ganar la Champions es la gesta absoluta. Nada se parece.

Empiezo viendo el Atlético. Valdano dijo que Redondo era un jarrón demasiado valioso para una casa humilde como el Tenerife. El Kun decide que hay que estar donde hay que estar y él tiene que brillar donde tiene que brillar. Recordemos, nada se parece ya a la Champions. ¿Cuantos años durará el Kun en el Atlético?

Después de sufrir la retransmisión de los chinos y Tve de las olimpiadas me alegra que la Champions la tenga el Plus. Tres o cuatro canales a la vez, multipantallas y, sobre todo, transmiten que si ellos estuvieran en su casa y no currando, también verían los partidos. El peligro es desordenarse y no ver nada. Y claro, es de pago, pero nos gusta el libre mercado, ¿verdad?

Veo sólo el Atlético hasta el tercero. El Kun, el Kun y el Kun. Y Simao. ¡Ay! si estuviera Florentino... El PSV parece que no juega, tal vez no juegue, nada. El Atlético sale sin Raúl García y el portugués no parece mejorarlo en nada. Se lesiona Forlán y pensé que iban a sacar un medio. Sale Sinama. Un partido supuestamente fácil. Me alegro por Dani y todos esos tipos raros que son del segundo equipo de Madrid.

Guardiola es una pésima noticia para los madridistas. Nunca me cayó demasiado bien, demasiado relamido, demasiado correcto políticamente. Su juego era demasiado fácil, Schuster dijo que de Guardiola jugaba él con 40. Hay que reconocerle a Laporta que por lo menos algunas, pocas, ideas claras. Lo único que ha logrado el Barcelona reseñable en toda su historia es un estilo de juego reconocible. La Holanda del Mediterráneo. Sólo les faltaba fichar a un tipo rollo Mourinho. Lo importante es ganar y toda esa bazofia. Dice Guardiola que pone a los chavales porque son muy buenos y es tan cierto que sorprende la sensatez. Vi el partido contra el Numancia y si hubieran tenido un delantero centro y no a Etoo que es un ex-futbolista le hubieran metido seis o siete. Guardiola es más de Cruyff que Cruyff.

El niño de Busquets: el chaval este, aparte de jugar estupendamente y de llevarse todos los porrazos, me deprime un montón. Quizás sea la crisis de los cuarenta. Es la primera vez que veo a un futbolista que es hijo de otro futbolista que yo ya veía. Antes a los padres de los futbolistas los había visto mi padre o, como mucho, mis hermanos o amigos mayores. Busquets era un pésimo portero que le gustaba a Cruyff. Y que yo disfruté con cachondeo.

El Barca juega con defensa de tres y Alves a su aire. Hoy dice Cruyff que no se parece a su equipo. No poco, que se decía en la escuela. Cuando se centre Alves, el peor oficio del mundo va a ser "el lateral izquierdo que juegue contra el Barca". Alves es brasileño y argentino y Messi argentino y brasileño.

Miércoles.

Por supuesto, veo el peor partido que es el del Madrid. El fútbol no se acaba de entender si no vas con alguien. Un equipo con Van Nistelrooy y Raúl no puede hacerte feliz. Puede ganar, pero feliz, feliz, no creo. Me gusta más el equipo con De la Red, Guti e Higuaín. La exuberancia acabó hace tiempo y ahora, el Madrid, sólo gana. En los primeros diez minutos se vieron todas sus virtudes contra el peor equipo de la competición, ¿cómo se han clasificado estos tíos? Y luego podían haber apagado las luces.

No creo que haya que poner a nadie por ser de Madrid o Bilbao. Me da igual donde nace un tío. Pero parece absurdo que si tengo un buen jarrón compre otro peor o igual porque es holandés o argentino. ¿En qué mejora, sobre todo a largo plazo, Van Der Vaart al Granero que jugó en Munich? Esa pregunta no hay que plantearla siquiera con De la Red y Gago. De la Red no sólo le da la pelota habitualmente a uno de blanco si no que, además, lo suele hacer con sentido. Y, por cierto, es campeón de Europa.

Hago zapin con el Villareal y el Manchester. Sale Cristiano. Se pone estupendo, parece que va a regatear a cien tíos y la toca para atrás. Maldini dice que "crea sensación de peligro". Hay que ver como les pone a los periodistas este hombre. La mejor noticia del verano es que no ha venido al Madrid. Y pensar que con ese dinero hubieran fichado a Villa y Silva. O a Diego. O a Quaresma. O, al menos yo lo hubiera intentado, al Kun. (No hablemos de Iniesta o Messi).

Dice Pepe Mel que fueron a Brasil a fichar jóvenes y que, de una lista de los diez mejores, ocho ya eran del Villareal. Así sí. Y el seleccionador francés... ¿habrá visto que en el Villareal juega Pires?

domingo, 14 de septiembre de 2008

Animal, vegetal, milagro


He tardado un verano en leer este libro. Un verano extraño. Un verano de crisis. Hay veces en que intentamos ser como nuestro personaje y acabamos siendo una ridícula copia. Durante todo el verano me ha acompañado la familia Kingsolver y era como volver a un cierto remanso de paz: hay libros que son como abrazos. Un verano para leer un libro es un gran desastre para un lector.

Barbara Kingsolver es una madre excéntrica que cocina en casa y tiene un huerto en vez de comprar hamburguesas y beber jarabes de glucosa ricos en fructosa. No sólo eso, sino que decide vivir un año con una dieta a base de productos locales y ecológicos. Esto incluye no comer carne de producción industrial y usar mayoritariamente comida de temporada y producida, aproximadamente, a menos de una hora en coche de donde viven. En definitiva, pretende eliminar el petroleo de su cadena alimentaria. Si tenemos en cuenta como está el planeta es un propósito indiscutiblemente revolucionario. Pero no esperéis un panfleto de ningún tipo. Por un lado, Bárbara es estadounidense y se cuida mucho de señalar como base culpable al sistema liberal-capitalista, aunque critica con dureza el sistema agrícola y alimentario de su país. Por otra parte, es una escritora estadounidense y el libro está escrito en la mejor tradición de prosa ágil y sencilla norteamericana, esa industria en la que sería impensable un bodrio tipo La sombra del viento.

En el libro van intercaladas recetas ordenadas por temporadas de huerta, la verdad es que no dan muchas ganas de hacerlas, (¿cocina yanqui?), aunque algunas son curiosas, como cuando le echa macarrones a las habichuelas. Aunque el libro analiza la dieta americana y pone como ejemplo varias veces a los europeos mediterráneos, no debería de parecernos lejano: en España la obesidad es uno de los mayores problemas de salud y los padres siguen preocupados porque ¡sus niños no comen!

Un tocho de 480 páginas sobre cocina, huerta y ecología. Muy entretenido. Al acabarlo me dio pena no saber qué iban a hacer el año siguiente.

Este enlace es un artículo que he encontrado de Barbara Kingsolver sobre el ataque a Afghanistan. Viene a decir algo tan básico que a veces se olvida: el que pone, lanza, consiente o justifica el uso de bombas contra personas es un asesino. Da igual que sea en Afghanistan, Georgia, Nueva York, Madrid, Bagdad o Euskadi.