lunes, 19 de marzo de 2012

Un año en primera: Granada 2 - Sporting 1


Llego quince minutos antes de que empiece y la puerta cinco vuelve a estar totalmente colapsada. Sólo hay tres tornos funcionando. Tres tornos para tres o cuatro mil personas. La temperatura roza la perfección, brilla el sol, la primavera está llegando y la gente se dedica a insultar con cachondeo a los pobreticos de los tornos: saltaacequias. También hay que ser de primera a la hora de abrir las puertas necesarias para que todo el mundo entre con orden y sin agobios. Eso es: saltaacequias.

El Granada sale enchufadísimo. Siqueira es consciente de la importancia del partido y no quiere esperar. En la primera ocasión que puede se va del defensa que le hace falta. Gol de Martins. ¿Y ahora qué, Clemente? Pues nada. Hace poco dijo que su selección era mejor que esta. Da igual que jugara algunos partidos con cinco o seis centrales o que, curioso, no ganara nada. Echó de la selección a Michel, (el público se lo recordó con notable cachondeo), Guardiola era un sospechoso y tardó varios años en llevar a Raúl. Ahora juegan los buenos y así nos va.

Siquiera arranca de nuevo, tira una pared y, noticia, Dani Benítez se la devuelve, sólo, marca con la frialdad de los mejores delanteros. El Granada podría probar con subir a Siqueira al medio y poner otro lateral. Hay grandes laterales que son mediocres centrocampistas y hay otros que pueden jugar en cualquier altura de la banda. Me gustaría verlo. Dani Benítez luego tiró una falta a la cruceta. Creo que es el segundo balón que toca bien en todo el año. 

Vino el Valencia y nos ganó. Mejor equipo, muchísimo orden y un enorme trabajo táctico: cada jugador se movía y lo acompañaban los demás como en una orquesta bien trabajada. Y nada maś. El Atlhetic le ganó al Manchester jugando al fútbol en un partido inolvidable. ¿Recordáis un partdio del Valencia de Emery? ¿Un rato? ¿No? No entendía cuando leía que querían echar a Emery. Se queda tercero todos los años, cumple objetivos más que sobradamente. El fútbol también es alegría. Levántate de tu sofá un sábado para ir a ver a un equipo suyo. Yo no. Bielsa puede que renueve o que se vaya. Nadie olvidará este año. No sólo los aficionados del Athletic.

El Granada se queda esperando la reacción del Sporting. Algo harán. Napoléon a las puertas de Moscú espera la rendición. Y no hicieron nada. Un par de cambios y todo prácticamente igual. Mandarán pelotazos al área, pegarán patadas, algo. Nada. Ayer vi al Málaga y era, claramente, otro equipo distinto al que vi dejarse llevar en los Cármenes. ¿Por qué hay días en los que los equipos desaparecen? No sé. El partido decae y pierde emoción, preparados para una tarde intensa, la tranquilidad es casi decepcionante.

Martins protesta un gol en fuera de juego y comienzan las desdichas. El árbitro parece que da la ley de la ventaja y luego pita fuera de juego. Supongo que no dio la ley de la ventaja, si no... En la misma jugada expulsan a Martins y marca el Sporting. Hoy dicen en la radio que Martins se ha borrado del Nou Camp. No me lo creo. No me creo que nadie que haya jugado alguna vez al fútbol se borre de jugar en un campo así. Es imposible. El Sporting marca y perdemos el gol-average, lo que eran ocho puntos se convierten en siete. Un éxito pero el gol final y, quizas, el frío, nos dejan un poco apagados. Todo había salido tan bien que al torcerse el final, el éxito parecía un pequeño fracaso. 

Salimos del campo y el tiempo nos recuerda que estamos en Granada. Hace un frío tremendo. La Sierra sonríe a nuestras espaldas. Siete puntos. Si nos lo dicen en septiembre...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada