miércoles, 8 de enero de 2014

Donna Leon. El huevo de oro.

¿Por qué leo las novelas de Donna Leon? Son previsibles, fáciles, lineales y dulzonas. Brunetti es tan empalagoso que algún día nos vamos a quedar pegados a él, a una página suya, y van a tener que operarnos para despegarnos del almibarado personaje. 

Bah, tonterías, leo las novelas de la señora Leon porque siempre acabo encontrándome en casa. En ese extraño espacio de confort que te dan tus personajes literarios favoritos o tus series de superhéroes preferidas. Lo reconozco: también soy fan de Lobezno. (¿Qué será de él? Hace dos o tres años que no lo sigo. Hummm.)

Novela del 2013 de Brunetti y una de las mejores de los últimos años. Un muerto accidental y una investigación policial que realmente no existe: no hay delito, al menos no hay delito denunciado o posibilidad de montar un caso para llevar a juicio. Maldad cotidiana, de andar  por casa, de esa que jode vidas cercanas por estupidez o incultura. Maldad consentida por la sociedad en cuanto no es denunciada ni corregida hasta que no se transforma en tragedia. Mrs Leon es muy americana en este aspecto: ninguna valoración de porqué precisamente una chica que trabaja de criada/amante tiene luego ese tipo de comportamientos. Literariamente, tal vez lo más destacable de la obra sea como se narra cada pequeño detalle psicológico, como se pretende diseccionar cada gesto, cada palabra para entender el trasfondo psicológico de los personajes. Bajo un suave manto de palabras pequeñas, de acciones sin importancia, cotidianas, está la crueldad humana en sus peores niveles. El relato recuerda a Henry James lo cual ya es un halago tremendo, no logra lo que el Maestro pero al menos, no es poco, lo intenta.

Algo curioso: no hay crisis en Venecia. No hay despidos, no hay problemas con la sanidad pública, a Brunetti no le bajan el sueldo. En Venecia hay palacios y góndolas. No digo yo que todas las novelas tengan que ser armas ideológicas como las de Markaris pero, ¿es posible hablar de Italia, del Sur de Europa, en 2013 sin mencionar la palabra crisis? Sí, hay continuas referencias al mal funcionamiento del estado italiano y a la desconfianza en la policía y la mafia y corrupción. Pero no hay crisis. No existe el BCE, ni Alemania, ni la población está sufriendo ningún recorte. ¿Se puede escribir novela negra sobre un decorado? 

1 comentario: