viernes, 10 de febrero de 2012

Un año en primera: Granada 2 - Málaga 1


Este partido ha sido la primera vez que he visto un Granada - Málaga e iba con el Granada. Cuando el Málaga venía por aquí, allá por los setenta, yo era un pequeñajo que acababa de venirme a vivir a Granada desde Antequera y veía al Málaga como mi propio equipo, como mi identidad perdida al cambiar de ciudad. Los partidos en los viejos Cármenes eran mucho más tensos. A nadie se le ocurría celebrar un gol del equipo boquerón. A nadie. Mi padre me lo advertía: ni se te ocurra. Nunca he dejado de querer al Málaga, cada año quizá con más distancia y tras tantos años, ya no siento la perdida de ninguna identidad. Pero sigo conservando todas las simpatías, también me pasa con el Racing.

El lunes quería con todas mis fuerzas que ganara el Granada. Ahora toca Villareal y si perdiéramos los dos partidos el Gran Objetivo se iba a poner tremendamente difícil. Cayó Fabri y me recordó inmediatamente al caso Del Bosque. Cambio de entrenador buscando un perfil más moderno. Ojalá me equivoque, que parece que sí, pero no confío en los cambios de entrenador, salvo que haya un Manzano, el equipo que va mal, suele ir peor con un recién llegado. Abel venía con los peores augurios y la propuesta es muy interesante: más toque, más presión adelantada y una mayor confianza y respuesta en algunos jugadores clave como Martins y Yebda. La afición agradece la propuesta de toque: España ha encontrado una verdad universal en el juego de toque y ataque. Y no sólo en fútbol, en basket fuimos el equipo que más anotó en el último europeo. Y con Scariolo de entrenador.

El Málaga vino y dejó la sensación de que a ninguno de sus miembros le va la vida en este proyecto. Ni a Pellegrini, ni a Cazorla, ni a Toulalan. Todos son buenísimos pero ninguno va a dejar de dormir a pierna suelta por una derrota. No ahora, no en este proyecto de vuelta, de final de carrera. Es comprensible, nadie logra la misma intensidad siempre. No es lo mismo estar en tu gran proyecto vital que ir al Málaga a crecer. Quizá deberían de haber mezclado figuras y promesas en los fichajes, tal vez mantener a alguien más de casa.

Fran Rico ya no juega. Y suena duro pero parece un acierto. Yebda y Mikel fueron los dos mejores frente a Toulalan. Que no es poca cosa. Martins lleva dos partidos dando motivos para que lo convoquen con Portugal, aunque el partido se le hizo treméndamente largo. Ighalo va a romper en el gran delantero que parecía que iba a ser. Hizo frío, pero no hizo el frío que todos temíamos. Vinieron malagueños, animamos y animaron y al final había buen rollo tamibén con ellos. El viento se ha puesto a favor y todo parece ir bien. Lástima que ya no estés, Fabri. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada