lunes, 19 de diciembre de 2011

Un año en primera: Granada 2 - Levante 1

Siqueira cogió el balón, Ballesteros empezó a enredar, protestó, empujó, le sacaron tarjeta. Soy un tío duro, un veterano y el brasileño este es un chavalín; bueno, pero un crío. Viene de segunda. Falla el penalti. Seguro. Siqueira pone el balón, espera a que acabe el circo y esprinta. Va a darle al balón muy fuerte. Se para y la toca suavemente al centro de la portería. Un panenka. En mi portería. Gracias, tío.

Recuerdo que al leer Fiebre en las gradas, me extrañó la pasión que sentía el protagonista por un club que entonces era chico, el Arsenal: ir todas las semanas a un incómodo campo con lluvia, frío, ver jugar a equipos que no son los grandes que estamos acostumbrados a ver en la tv, comprobar como los controles imposibles que parecen normales de tanto verlos no son normales. Todo aquello que me extrañaba lo entiendo ahora perfectamente. Mañana hará frío, mucho frío. No hay prácticamente posibilidades de que levantemos la eliminatoria, (necesitamos un 3-0). No hay ninguna posibilidad de que yo no vaya al fútbol. Sabía que iba a aprovechar este año en primera, no me imaginaba que lo iba a disfrutar tanto.

Por la mañana fútbol en HD. El rondo lo sufrió esta vez el Santos. Dice el comentarista que el Barça está sin delanteros, que sólo tiene a Messi y a Iniesta. Sólo. No sé qué creían que iba a pasar en el partido los brasileños que lloraban después. ¿Qué pensará Neymar cuando vea a Thiago? Bueno, lo dijo él en una actitud que le honra: hemos aprendido a jugar al fútbol.

Miro las alineaciones y juegan todos los buenos: Fran Rico, Jara, Ighalo. Bien. En el Levante hay dos futbolistas que fueron campeones del mundo con Xavi y Casillas: Barkero, que jugo bien y Rubén, que salió y jugo muy bien. El contraste entre el fútbol en HD y el real, vienen dos campeones del mundo y ni siquiera lo sabía hasta que miré quién era ese Rubén que tan bien jugaba.
El Granada recupera a Fran Rico y con él, el sencillo orden tan difícil. Me viene el balón y se lo doy a otro de mi equipo en buenas condiciones. No es tan rápido como los de por la mañana pero ha madurado y juega a dos toques casi todo el tiempo. Siqueira tiene cada vez más confianza y se nota, no sólo en el maravilloso penalti, si no en todo lo que hace. Cada salida con el balón controlado, cada regate, sobre todo, lo bien que elije cuando subir y cuando quedarse.

Franco Jara también ha evolucionado desde los primeros partidos, ahora los compañeros lo empiezan a entender y empiezan a jugar a lo mismo que él. También, ha tranquilizado su juego sin perder explosividad. Con Ighalo arriba, hay un núcleo de jugadores jóvenes que formarían un equipo muy bueno en un par de años. Lo que no creo es que el Granada se pueda permitir mantenerlos tanto tiempo.
Hace cada vez más frío. El hueco de la cara que no cubre ni el gorro, ni el abrigo, sufre el ataque de miles de cristales. El levante aprieta y se hace de noche. Ballesteros es Alexanco. Abel pierde un balón y pienso que Fabri no va a tardar. No tarda. Ballesteros tira al palo. Es mejor jugador que el horrible papel que interpreta. Siqueira sale otra vez con el balón, dribla a un par y Nano le hace una entrada terrible. Amarilla. Luego, le dice algo al árbitro, (sólo le dice, no le entra con las dos plantas como a Siqueira) y lo expulsan. Debió de ser extremadamente violento lo que le dijo para que fuera peor que la patada.
 
Me sorprendo aplaudiendo un despeje a banda. Fiebre en las gradas.

PD. Los campeones del mundo Sub-20

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada