lunes, 26 de diciembre de 2011

Jonathan Franzen - Libertad

Acabé el libro, lo cerré y volví a abrirlo por la primera página. No quería que Walter, Patty y Richard Katz se acabaran. Ahora, cuando deje de escribir esto, seguiré leyendo, otra vez la página cuarenta, otra vez son jóvenes. El jueves me descubrí ordenando libros y pensando qué le habría sucedido a Walter después de...
No sé si continuaré leyendo el libro hasta acabarlo por segunda vez. Tengo pendiente "Las Correcciones" y tengo muchas ganas. Muchas. En cualquier caso esa segunda lectura convierte a esta humilde reseña en media reseña.

Franzen nos suelta seiscientas páginas sobre la vida de un matrimonio y su mejor amigo. Ella, jugadora de basket y madre. Él, un ejecutivo de una ONG conservacionista y, a ratos, padre. El amigo, una estrella indie. A su alrededor surgen otros triángulos. Joey, Connie y la guapísima hermana del compañero de Joey, Lalitha y el triángulo que forma con Walter y Patty. Joey y su hermana con respecto a sus padres...

¿Por qué me ha impresionado tanto? El viejo argumento de que lo importante son los personajes resulta evidente en esta novela: no sólo los tres protagonistas, también un montón de secundarios son personajes tremendos con el único defecto de que no reciben varios cientos de páginas más. Pero tampoco es para tanto, otra grannovelaamericana con todo el apoyo mediático y tal... No me lo creo. Me da exactamente igual que Obama la lea o que Oprah lo invite o deje de invitarlo. Me parece bien que otro escritor de izquierdas, como Larsson, sea un bestseller pero es que además, es una obra maestra. Una gran obra maestra.

Las editoriales españolas son tremendas: hoy día es prácticamente imposible encontrar “Las Correcciones”, está agotada. Tampoco está disponible de segunda mano en Uniliber.com. No se sabe si va a ser reeditada. En Granada no está disponible ninguno de los otros libros de Franzen en las librerías. Tanto rollo con la piratería y luego no editan los libros.

Guerra, libertad, paz. ¿Qué título buscarías si quieres escribir la guerra y paz del siglo xxi? ¿Qué puede ser tan contundente como el título del genio ruso? Libertad. Franzen no se corta y traza homenajes a la Gran Obra durante toda la novela, es el libro que lee Patty y que le influye decisivamente en la noche decisiva, incluso dice que Walter es como Pierre. Pierre es Walter en la America del XXI.

Una larga novela sobre la familia y la política en la que aparecen desde una magistral crónica deportiva hasta una crítica feroz al rollo Apple, sólo por la descripción que hace Richard de la Gran Fábrica Blanca ya habría que leer la novela entera. Los judíos, las guerras invasoras, el amor, la influencia de la familia en la vida y en nuestros comportamientos más básicos, el cinismo de las clases altas yanquis, la estupidez de la vida diaria, los matrimonios posibles e imposibles… cada página te asombra por la increíble capacidad de contar, de comprender y explicar cada uno de los personajes. Así, claro, pasan dos semanas y no puedes empezar otro libro.

Seguiré leyendo.
Continuará.

Me he tragado un montón de artículos sobre este libro desde que lo acabé. Aquí van algunos:
Aquí cuenta los escritores que le gustan:

Este artículo es largo y reune bastantes datos:

Aquí no les gusta tanto:

Y aquí cuentan cómo es su casa:

Leí otra sorprendente reseña creo que en Libertad Digital , muy crítica, en el tono que te puedes esperar de ese medio, no le hice caso y todo apunta a que es otro mérito de Franzen.

Los libros recomendados de Librería PRAGA

lunes, 19 de diciembre de 2011

Un año en primera: Granada 2 - Levante 1

Siqueira cogió el balón, Ballesteros empezó a enredar, protestó, empujó, le sacaron tarjeta. Soy un tío duro, un veterano y el brasileño este es un chavalín; bueno, pero un crío. Viene de segunda. Falla el penalti. Seguro. Siqueira pone el balón, espera a que acabe el circo y esprinta. Va a darle al balón muy fuerte. Se para y la toca suavemente al centro de la portería. Un panenka. En mi portería. Gracias, tío.

Recuerdo que al leer Fiebre en las gradas, me extrañó la pasión que sentía el protagonista por un club que entonces era chico, el Arsenal: ir todas las semanas a un incómodo campo con lluvia, frío, ver jugar a equipos que no son los grandes que estamos acostumbrados a ver en la tv, comprobar como los controles imposibles que parecen normales de tanto verlos no son normales. Todo aquello que me extrañaba lo entiendo ahora perfectamente. Mañana hará frío, mucho frío. No hay prácticamente posibilidades de que levantemos la eliminatoria, (necesitamos un 3-0). No hay ninguna posibilidad de que yo no vaya al fútbol. Sabía que iba a aprovechar este año en primera, no me imaginaba que lo iba a disfrutar tanto.

Por la mañana fútbol en HD. El rondo lo sufrió esta vez el Santos. Dice el comentarista que el Barça está sin delanteros, que sólo tiene a Messi y a Iniesta. Sólo. No sé qué creían que iba a pasar en el partido los brasileños que lloraban después. ¿Qué pensará Neymar cuando vea a Thiago? Bueno, lo dijo él en una actitud que le honra: hemos aprendido a jugar al fútbol.

Miro las alineaciones y juegan todos los buenos: Fran Rico, Jara, Ighalo. Bien. En el Levante hay dos futbolistas que fueron campeones del mundo con Xavi y Casillas: Barkero, que jugo bien y Rubén, que salió y jugo muy bien. El contraste entre el fútbol en HD y el real, vienen dos campeones del mundo y ni siquiera lo sabía hasta que miré quién era ese Rubén que tan bien jugaba.
El Granada recupera a Fran Rico y con él, el sencillo orden tan difícil. Me viene el balón y se lo doy a otro de mi equipo en buenas condiciones. No es tan rápido como los de por la mañana pero ha madurado y juega a dos toques casi todo el tiempo. Siqueira tiene cada vez más confianza y se nota, no sólo en el maravilloso penalti, si no en todo lo que hace. Cada salida con el balón controlado, cada regate, sobre todo, lo bien que elije cuando subir y cuando quedarse.

Franco Jara también ha evolucionado desde los primeros partidos, ahora los compañeros lo empiezan a entender y empiezan a jugar a lo mismo que él. También, ha tranquilizado su juego sin perder explosividad. Con Ighalo arriba, hay un núcleo de jugadores jóvenes que formarían un equipo muy bueno en un par de años. Lo que no creo es que el Granada se pueda permitir mantenerlos tanto tiempo.
Hace cada vez más frío. El hueco de la cara que no cubre ni el gorro, ni el abrigo, sufre el ataque de miles de cristales. El levante aprieta y se hace de noche. Ballesteros es Alexanco. Abel pierde un balón y pienso que Fabri no va a tardar. No tarda. Ballesteros tira al palo. Es mejor jugador que el horrible papel que interpreta. Siqueira sale otra vez con el balón, dribla a un par y Nano le hace una entrada terrible. Amarilla. Luego, le dice algo al árbitro, (sólo le dice, no le entra con las dos plantas como a Siqueira) y lo expulsan. Debió de ser extremadamente violento lo que le dijo para que fuera peor que la patada.
 
Me sorprendo aplaudiendo un despeje a banda. Fiebre en las gradas.

PD. Los campeones del mundo Sub-20