viernes, 28 de octubre de 2011

Un año en primera. Granada 0 - Barcelona 1


Cateto:
DRAE: Lugareño, palurdo.
María Moliner: Paleto (hombre ignorante y tosco por ser campesino, o de manera que hace que lo parezca)

El partido comienza unos días antes, hay que sacar un suplemento porque viene el Barca y es día del club. Bien, no es demasiado caro, 35 euros, vienen Messi e Iniesta. Hasta aquí lo razonable, lo que no es normal es que no haya ninguna web, ningún convenio con los bancos que patrocinan al equipo para sacar las entradas. Colas enormes cada día, una ventana para 18000 socios. Al final, el sábado temprano, logro sacarlas, una hora de cola viendo como un par de tíos se cuelgan de las torres para cambiar algún foco.

Quique Pina ha venido a llevarse la pasta. Es lo primero que oigo al llegar al campo. Todo el mundo parece de acuerdo en Granada: el Sr. Pina ha venido a ganar dinero. Claro. Y yo, tengo una tienda y quiero vender y ganar dinero, tengo hipoteca, hijos, perros, esas cosas, ya sabéis. Cuando pasen dos años hundirá el equipo y se irá con el dinero. Vamos a ver: si ha venido a ganar dinero y ha formado una empresa, el susodicho equipo, no creo que tenga mucho interés en hundirlo, supongo que preferirá usarlo para ganar dinero, derechos de televisión, jugadores, entradas, etc... No, no creo que el Sr. Pina quiera hundir su empresa.

Hay nubes pero no va a llover. El estadio parece más bonito que nunca.Viene el Barca, hace 35 años que no juega en los Cármenes. No sale el mago Iniesta pero sí Xavi, Messi, Cesc...


Veo en twitter antes del partido que irán todos los catetos al campo. Luego oigo que son unos catetos los que han ido al hotel del Barcelona. En la radio, comentarios sobre que con la buena imagen se desciende, que cómo estamos contentos si hemos perdido y vamos a estar últimos. No, no creo que sean unos catetos los que fueron a ver al Barca, no creo que sean unos catetos los niños que quieren ver a los campeones del mundo de cerca y se acercan al hotel. Hay un miedo a disfrutar, una vergüenza de la alegría en esos comentarios despectivos que no me gusta nada.  No entiendo a los que dicen con superioridad que ellos seguían al Granada en tercera: bien, tío, me parece estupendo, yo pienso disfrutar de esta suerte que tenemos este año. No voy a sufrir más allá de lo razonable. Viviré con alegría y los ojos bien abiertos estos 18 partidos en el campo, el resto por la tv. Ojalá nos salvemos. Igual también soy socio el año que viene en segunda o en primera.

El Barca empieza a tocar y tocar. Fabri ha cambiado el sistema, juega con 4 en el centro y Abel de media punta, más parecido a como jugaba el año pasado. Prefiero el sistema de siempre pero entiendo que intenta cerrar las bandas. El Barca juega lento hasta arriba, no están demasiado finos. Xavi en el campo es absolutamente increible. Maneja de tal manera la situación que juega parado casi todo el tiempo,los rivales no le entran, le dan un metro y él parece un niño en su recreo, mirando y buscando, tan tranquilo, casi quieto.

Siempre relacioné a Fernando Redondo con la jerarquía, el saber manejar los partidos, la capacidad de jugarlos a su antojo. Busquets es algo así, en el campo cierra huecos y arranca con fuerza, la mayoría de las veces los demás juegan a dos toques y él, a uno.

Treinta y cinco años sin que venga el Barcelona y viene y nos toca un árbitro tonto. Un zoquete. Malaga - Madrid, dos semifaltas en las áreas al principio del partido. Mateu Lahoz no pita ninguna, todos piden los penaltis durante veinte segundos y siguen. El partido apenas tiene interrupciones. El Sr. Muñiz le sacó al Granada siete amarillas y dos rojas. Si nos hubiera tocado Mateu probablemente no nos hubiéramos enterado de que había un árbitro. Le destrozó el partido a una ciudad que llevaba décadas esperando. No había mala intención, era así de inútil.

El Granada juega con casi todos los de segunda, hacen un gran esfuerzo, están muy ordenados y, a pesar del surrealista arbitraje, mantienen con dignidad al equipo. Es evidente que se echa de menos a Yebda y a Martins. El centro del campo es demasiado poco para el Barca. Sr. Fabri, con todos los respetos, ¿y si ponemos a Diakhaté de mediocentro con Fran Rico? Diakhaté tiene fuerza y toque y se complementaría bien con Fran. Mantendríamos la defensa del año pasado y ganaríamos en el medio.

Este fin de semana, el Sevilla, luego empieza lo realmente importante, Racing y Mallorca. Esperemos que estén los lesionados bien.

Han pasado ya por aquí Osasuna y Barcelona, probablemente los dos equipos que peor me caen de toda la Primera División. En ningún momento he sentido la más mínima aversión: mi diálogo conmigo mismo como ciudadano y aficionado, me ha llevado a querer ganarles y a no perder un segundo en malquererlos. Ovaciono a Iniesta cuando sale y me parece absolutamente normal. No entiendo a los que insultan a Xavi en los córners, no comprendo como pueden odiar a un tipo como Xavi.  Al final, gritos contra Cataluña, no hay diferencia entre los que chillan en el campo y Durán i Lleida o Ana Mato. Son lo mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada