jueves, 28 de abril de 2011

4 Clásicos. Capítulo 3. Real Madrid 0 - Barcelona 2.


Un día triste para el madridismo, para el fútbol y para la humanidad.

Llevábamos dos encuentros que habían tenido prólogos indeseables, antes del césped los partidos había sido rancios, bruscos, maleducados y poco deportivos. Este empezó peor aún, Guardiola que demasiadas veces ha demostrado ser un buen tipo y un tío sensato, entró en el juego ruín de Mou. Pensé, torpemente, que esto beneficiaba al Madrid, el Barça sólo nos puede ganar desde el fútbol, si entra en ese juego saldrán perjudicados. Yo también estaba pensando con la lógica sucia y pobre de Mourinho: cuanto peor, mejor. Tal vez Mourinho haya ganado realmente este partido y esta serie de cuatro clásicos: ahora todos somos un poco peores. Ya sabemos que para él lo de ayer no es un trauma, lo dijo en la rueda de prensa, tiene una gran familia y pasta para muchas generaciones. Le faltó decir con claridad que el Madrid le da igual. De hecho, cuando empezó su estupida caminata entre los coches que venían de frente no recordó ninguna de las afrentas clásicas del madridismo, recordó sus propias afrentas. Si FP fuera valiente y sensato hubiera bajado y lo hubiera echado a patadas del Bernabeu.

Pero Mou no fue un desastre sólo en la parte pública o publicista de su profesión, también fue uno de los peores entrenadores que jamás hayan estado al frente del Madrid. Con una plantilla que probablemente sea de las mejores de la historia del fútbol salió asustado, en el Bernabeu, en semifinales de la Copa de Europa, y ni siquiera, cuando ya se veía que habíamos perdido la eliminatoria y la verguenza, intentó luchar y remontar. A un tipo que tiene a Higuaín, delantero centro titular de Argentina, Kaka, el 10 de Brasil y Benzemá, delantero titular de Francia y el mejor del equipo en los dos últimos meses, en el banquillo hay que exigirle que haga algo: no que diga estupideces, no, debe de lograr que su equipo juegue al fútbol y juegue bien. Debe de tener soluciones para enfrentarse al Barça menos míseras que encerrarse atrás y esperar a que suene la flauta o a que su abuela astronauta baje al Bernabeu.

Nos han expulsado a jugadores en los últimos cuatro partidos. Tiene cojones. Los árbitros, la Uefa, y Unicef, (el FMI y Zapatero seguro que también), nos perjudican y quieren hundir al madridismo. Nos han expulsado a jugadores en los últimos cuatro partidos. Mou, ¿no te da verguenza?. Eres el entrenador del Madrid y te han echado jugadores en los últimos cuatro partidos. Imaginemos que a un gran banco, (el ejemplo no es inocente, he buscado otro tipo de empresas poco respetables), lo denuncian por irregularidades de sus directivos cuatro veces en un año en las cuatro auditorías más importantes. Además este banco ha perdido cuota de negocio frente a sus competidores y ha logrado una pésima imagen a nivel nacional e internacional. Bueno, tal vez el ejemplo no sea muy brillante, probablemente a esos directivos les dieran unas primas extras y el estado taparía gratis los agujeros provocados.

Hubo algo triste en todo el desarrollo del juego de ayer. Mourinho impuso, desgraciadamente, su forma de entender el mundo y el fútbol. Arbeloa es un gran jugador que no tiene que pisar a nadie. Pedro es un magnífico extremo pero no tiene la cara en el pecho. ¿O es al revés? Pepe no es mediapunta y no tiene luces para jugar ahí. Busquets, Villa, no son actores, son estupendos futbolistas. Marcelo es el mejor lateral izquierdo joven del mundo y no sabe dar patadas, ayer daba lástima cuando después de pisar a Pedro miraba al banquillo buscando la aprovación del chulo del barrio. Alonso es un mediocentro histórico, a la altura de Redondo o Schuster. No está para lo de ayer, no está para ese tipo de juego. Hasta Cristiano lo dijo, el único que se atrevió: no me gusta esta forma de jugar. Y Alves, bueno Alves tal vez sí que sea un jugador para Mourinho pero no para Guardiola.

El Madrid salió convencido por su incompetente entrenador de que era peor. Ni siquiera intentó disputar el partido. Lo dijo en la rueda de prensa: quería provocar la frustración del rival. Con Ozil, Alonso, Ronaldo, Kaká, Higuaín y los demás deberías de poder hacer algo más. Si no, no vales. Cuando se vieron con diez, sabían que era imposible, su entrenador se lo había dicho, y no tenían moral ni fuerzas para intentar nada. Estamos hablando, no nos olvidemos, del Madrid en el Bernabeu y en Copa de Europa. El último gol de Messi es un ejemplo de lo que ha logrado Mou: Messi avanza y los jugadores blancos no lo defienden, no saben si golpearlo, pero no intentan defenderlo desde el juego.

Soy del Madrid desde hace más de veinticinco años. Del Madrid de García Hernández, Redondo, Martín Vázquez, Del Bosque, Velázquez, Zidane, Hugo, Michel, Raúl y tantos otros. El Madrid no son Mou y FP, lo del señorío y el saber ganar y el saber perder no es ninguna tontería. Si el Barça nos gana se les felicita y punto. Pero no se hace el ridículo. Son unas semifinales de Copa de Europa, nadie ha ganado más que nosotros. Juguémoslas sin miedo y sin excusas estúpidas. Alguien de la casa debería de salir y pedir disculpas al madridismo y al Barça por todo lo dicho y sucedido ayer. Si alguien no sabe estar, que se vaya. Pronto.

Mourinho recordó la semifinal de hace dos años. Así la vi yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario