sábado, 12 de junio de 2010

Mundial 2010. Dia 1: Grupo A.

Dos entrenadores, dos mundos. Domenech con cara de ajo. Soy un tipo duro. El hombre es un lobo para el hombre y toda esa mierda. Aguirre parece un señor educado que se ha puesto un poco nervioso. Pellegrini y Juande. En el fútbol, y en lo demás, son importantes los resultados, pero aun más es el camino, cómo logramos lo que logramos. No es lo mismo, y en absoluto da lo mismo, ser un caballero que un mierda.

Sudafrica está bajo sospecha. Es una desgracia para el deporte y para ellos que, todavía, no se lo merecen. Imposible olvidar los Corea - Italia y Corea - España. Sería una lástima que mancharan su honor robando una clasificación amañada. Durante los últimos años me he acostumbrado, me he obligado por higiene mental,  a no ver al árbitro gracias al vergonzoso periodismo español. El arbitro no existe, el arbitro no existe. Y empieza el mundial y está ahí. Un uzbeco. Blatter, un político en el peor sentido de la palabra, en la fiesta del pueblo. Su sonrisa nos mata la ingenuidad

México le da un baño ficticio a Sudafrica. No tienen la calidad necesaria para ganar claro, pero intentan jugar desde la calidad y la técnica. Dos Santos se tuvo que ir del Barca porque quería ser Cervantes más que escribir el Quijote. Puede que esté empezando a entenderlo ahora y se convierta en la gran figura que tenía que haber sido. Y Blanco. Un maldito cuando estuvo en el Valladolid, donde ya nos dejó algunos detalles de superclase. Salió y jugó en una loseta, hace falta correr y ser rápido, pero no hay nada como ser inteligente.

Me alegro por Márquez, un grandísimo jugador al que este año ha echado en falta el Barca.

Llego tarde al segundo partido y DigiTV ha cambiado las claves. Vaya. En la red encuentro un canal que transmite el partido con bastante calidad y en francés. Me da tiempo a alegrarme de que Ribery no haya fichado por el Madrid. Sale Henry por Anelka. ¿Estará orgulloso Domenech de empatar con Uruguay? Seguro, seguro, que dice que lo importante es no haber perdido.

Francia con Zidane jugaban casi igual de mal. Pero arriba estaban Zidane, Pires y Henry. Y esos sí que eran buenísimos.

¿Lograré ver mañana los tres partidos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario