lunes, 21 de enero de 2008

Historias del Fútbol. (Una crónica de Italia a través del fútbol)


Historias del Fútbol - Enric González Una crónica de Italia a través del fútbol.

Escaneo el libro y cuando veo el subtítulo pienso en las novelas de Agatha Christie, en porqué no me gustan, (me gustan, pero no tanto) y porqué me gusta tanto, por ejemplo, Vázquez Montalbán. Christie quiere que descubramos al asesino, Montalbán sabe que al asesinato es una excusa para contarnos el mundo. Hay dos tipos de libros de fútbol que me gustan, los que profundizan en el juego mucho, por ejemplo, el de Cruyff y los que profundizan en el mundo a través del fútbol como "Fiebre en las gradas". El subtítulo apuntaba a que este era del segundo tipo y no lo es. Me tocan las narices los libros sobre fútbol que están saliendo últimamente que son puras recopilaciones del Marca o similar. Mire usted, eso ya lo leemos a diario, no necesitamos que nos lo vendan de nuevo. No me envuelva la gallina, ya sé que tiene plumas.

Por supuesto, el libro se lee en un momento y tiene cosas interesantes, si fuera un extraterrestre que no conociera nada de la liga italiana, pero que me gustara el fútbol, me hubiera gustado más este libro, lo malo es que la mayoría de las historias las conocía. A Bojinov, no.

Y luego está Totti. Todos los veranos desde hace algunos años espero a que algún iluminado en el Madrid se de cuenta de que el único no-sustituto posible del dios Zidane es Totti. ¿Por qué en vez de ir directos al toro, (vamos a fichar al balón de oro de turno, je, je y nos van a clavar, je, je), no fichan a Totti? Todavía le quedan unos pocos años, Puskas y Zidane también vinieron mayores, es un grandísimo futbolista, increíblemente técnico y muy competitivo. No ha ganado la copa de europa y no ha jugado en un grande-grande y en los grandes de Italia no creo que quiera jugar. ¡Mijatovic, haz algo! Sería el complemento perfecto al actual equipo. Bueno, yo también ficharía a Quaresma. Imaginemos: Robinho - Totti - Quaresma y arriba Raúl y Van Nistelrooy.

Por si alguno dudais, mirad este vídeo:


sábado, 19 de enero de 2008

La leona blanca


Wallander no es un entendido en cocina, no lee clásicos griegos ni diccionarios. Wallander es sueco. Muy sueco. Lo descubrí hace un par de años gracias a Paco Ortiz y desde entonces he leído tres novelas, con esta, suyas. Muy poco para una serie que me gusta mucho. ¿Por qué? Porque es sueco y sus novelas son muy suecas. Es decir, en las novelas de Mankell hace un frío que pela y siempre hay un viento horrible y hay que reunirse durante horas y volver a reunirse y si hay una lista de cien sospechosos los llamamos a todos. Muy bien, todo eso es verdad en "La leona blanca", pero en cuanto la gripe libere un poquito de mi cabeza voy a empezar a leer otra novela suya. Porque llevas cuarenta páginas y te agarra la tensión y el miedo y ya no te sueltan hasta que la acabas. Recordemos, es una novela sueca, 660 páginas de letra pequeñita en la edición que yo tengo. No penséis que hay miles de muertos y cosas así, no, hay unos pocos, desde luego, pero todo el rato pensamos que puede pasar algo malo y pasa peor.

El miedo, el miedo real a los malos reales. Desde chico pienso que el más malo del mundo, más que el Duende Verde, era Falconetti. Konovalenko es un malo de ese nivel. Eso por sí sólo ya sería un motivo para leer esta novela. Konovalenko es un malo en un sentido físico: si estuviera en tu colegio te buscaría todos los días para pegarte.

Y Jan Klein. Otra maldad, la que en base a ideologías, creencias, pueblos, banderas o razas te jode. Jan Klein tapiaría las ventanas de tu colegio para que la alegría del sol no te distrajera. Por tu bien.

No es lo mismo un muerto en Sudáfrica que en Suecia. La muerte violenta como algo normal, asumido, está admitida en Sudáfrica, no en Suecia. La mezcla de la historia a través de los dos países, a través de dos mundos, es magistral. Mankell nos cuenta cómo era la Sudáfrica del final del apartheid y nos cuenta cómo está siendo la Suecia de la llegada de inmigrantes, del miedo a lo que viene que es distinto. De la sorpresa ante una violencia, un tipo de violencia, que Wallander admite que no está preparado para comprender. Del miedo.

viernes, 18 de enero de 2008

El final de las calles

C/ Azorín, Granada.

------------------------------------------------

Jerome Charyn - Marilyn la fiera

Llovía.


Pongo esta foto porque es una prueba de que hay, (tengo), que ser humilde: la hice pensando que era la típica foto que haría un fotografo, y, por supuesto, no enfoqué bien. Por tonto.

miércoles, 2 de enero de 2008

Sólo pienso en ti. Canovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán

Para empezar el año, una canción. Vi a estos cuatro señores en un concierto en el extinto Circo del Arte. Me encantaron y no me gustaron. Musicalmente son maravillosos, buenas canciones, cuatro buenas guitarras y cuatro buenas voces, no hace falta nada más para lograr intensidad en cada canción, bueno, sólo talento. Pero entre canción y canción hablaban y hablaban y pretendían tener gracia y cada vez hacía más y más frío. Cuando yo nací, ellos ya grababan discos, (o casi), pero sigo pensando que no han sufrido por el paso del tiempo. Son de esos grupos/discos que has forman parte de la banda sonora de mi vida. Por cierto, cuando ellos grababan discos no los oía nadie, nadie. Bueno, alguno los oiría. Pero es un grupo que se ha oído más después que antes.


PD. Buscando este vídeo he visto el de la versión de Miguel Bosé, ¿os habeis dado cuenta de que baila exactamente igual que el papa noel de las felicitaciones por mail?